La agricultura ecológica en España: situación actual y retos de futuro

Publicado & clasificada bajo: Noticias SEAE 2016.

Fuente: http://www.corresponsables.com

montse-escutia
Montse Escutia, miembro de la Junta Directiva de SEAE y secretaria general de la Asociación Vida Sana.

La reciente publicación por parte del Ministerio de Agricultura (MAPAMA) de las estadísticas de producción agraria ecológica correspondientes al 2015 demuestran que un año más el sector sigue creciendo. La cifra exacta de superficie dedicada a este tipo de producción es de 1.968.570 ha los que nos sitúa en el primer país productor de Europa y el quinto a nivel mundial.

La reciente publicación por parte del Ministerio de Agricultura (MAPAMA) de las estadísticas de producción agraria ecológica correspondientes al 2015 demuestran que un año más el sector sigue creciendo. La cifra exacta de superficie dedicada a este tipo de producción es de 1.968.570 ha los que nos sitúa en el primer país productos de Europa y el quinto a nivel mundial.

El número de operadores (donde se engloban productores, elaboradores y comercializadores) también ha crecido llegando hasta casi los 40.000 lo que supone 4.300 más respecto al 2014. Este crecimiento de la agricultura ecológica ha sido un continuo desde que existen registros oficiales, cuando se aprobó la directiva que la regula en 1991. Ni siquiera los años de severa crisis han podido frenar el desarrollo del sector. Al contrario, la recesión ha empujado a muchos a  permanecer en el campo o a dirigir su mirada hacia él a la búsqueda de nuevas oportunidades. Y parece ser que la agricultura ecológica  ofrece una alternativa rentable a un sector, el de la producción agraria, en  continuo estado de crisis y degradación.

Si analizamos los datos por Comunidades Autónomas, Andalucía se sitúa a la cabeza con más de la mitad de la superficie de todo el Estado, aunque dos tercios se dediquen a pastos y dehesas. La distribución geográfica de las producciones ecológicas reproduce la vocación tradicional de cada región aunque no siempre se cumple la tradición. Andalucía (75.000ha)  y Castilla la Mancha (68.000ha) concentran la producción de olivar. El viñedo lo encontramos en Castilla-La Mancha (54.000ha) y Cataluña (12.000ha), destacando también la superficie dedicada a ello en Comunidad Valenciana y Murcia (10.000ha en cada una) y la poca dedicada a ello en zonas como La Rioja o Castilla y León. Castilla-La Mancha es el granero con 88.000ha de cereales y 27.000 de leguminosas para grano y una vez más, destacar la poca superficie dedicada a ello en la meseta norte con tan sólo 12.000ha sumando ambas producciones en Castilla y León.

Por superficie, otro tipo de cultivo importante son los frutos secos que encontramos en Andalucía (46.000ha), Murcia (24.000ha) y Castilla-La Mancha (20.000ha). Los cítricos se cultivan principalmente en Andalucía (5.000ha), Comunidad Valenciana y Murcia (aproximadamente 1.500ha en cada una). Andalucía (6.500ha) y Murcia (2.700) son productoras de hortalizas, la mayor parte de las cuales destinadas a la exportación a países del norte. Otros cultivos son más minoritarios como la fruta dulce con apenas 875 ha en Andalucía, 770ha en Extremadura y 620ha en Cataluña.

Si analizamos las producciones ganaderas, los pastos y dehesas de Andalucía acogen a la mayor parte de las cabezas de vacuno (2.350 explotaciones) y ovino (1.570 explotaciones) destinado a carne. Andalucía también es líder en producción porcina (80 explotaciones), de leche tanto caprina (154 explotaciones) como ovina (55 explotaciones) y en producción de huevos (36 explotaciones). De hecho de las 7.500 explotaciones ganaderas del país, casi 5.000 se sitúan en esta Comunidad Autónoma. Galicia (40 explotaciones) y Asturias (14 explotaciones)  lideran la producción de leche de vaca ecológica y Cataluña, con 30 explotaciones la de pollo. Como curiosidad en Cataluña encontramos dos granjas de producción de conejo ecológico.

Un sector en crecimiento es el de la acuicultura ecológica, destacando la producción de esturiones en Andalucía, lubinas en Canarias, truchas en La Rioja y mejillones y algas en Galicia. Andalucía (25%), Cataluña (17%) y Comunidad Valenciana (15%) concentran más de la mitad de las actividades industriales relacionadas tanto con la producción vegetal como animal al igual que a los comercializadores mayoristas, también localizados principalmente en estas comunidades: Cataluña (299 mayoristas), Andalucía (145) y Comunidad Valenciana (92).

Las cifras demuestran que el sector es dinámico y que sigue creciendo creando oportunidades para nuevas empresas y para fijar población en zonas rurales con una actividad que, además de ser respetuosa con el medio ambiente, permite obtener una renta justa.  Pero sigue apoyándose demasiado en la exportación ya sea de productos sin transformar (verduras al norte de Europa) o transformados como aceite y vino a Europa, Estados Unidos e incluso Japón.

EL RETO DEL CONSUMO DE AGRICULTURA ECOLÓGICA EN ESPAÑA

El consumo interno sigue siendo el gran reto. Los españoles consumimos alimentos ecológicos pero éste consumo se centra en las capitales como Barcelona y Madrid o en zonas donde la población de extranjeros procedentes del norte de Europa es importante como en algunas zonas del sur y las islas. Según las fuentes se habla de un gasto medio entre 20 y 35€/persona y año en productos ecológicos. Cifra que ha crecido con los años pero que sigue distante de los 220€ per capita de Suiza (aunque la alimentación allí en general es mucho más cara).

Aunque cada vez están más extendidos siguen estando en desventaja respecto a los alimentos convencionales. El consumidor ecológico tiene que buscar aunque es verdad que internet y otras formas de consumo como las cooperativas han ayudado mucho a mejorar el acceso a ellos. Otro reto importante es la restauración colectiva. Ya existen algunos centros escolares que los incorporan en el menú pero las normas que regulan los comedores escolares dificultan que las pequeñas o medianas empresas que los suelen proponer accedan a los concursos públicos. Por ello la mayor parte de las iniciativas se desarrollan actualmente en centros privados o concertados. Un caso similar es el de los hospitales, espacios donde una buena alimentación debería ser prioritaria.

Otro aspecto a tener en cuenta es que nos encontramos en pleno proceso de renovación del Reglamento que regula la producción ecológica en Europa. El proceso se inició en 2014 y la previsión es que vea por fin la luz en el primer semestre del 2017. Está siendo un proceso largo y lleno de incertidumbres lo que ha generado gran inquietud en el sector. El resultado final tendrá, sin dudas, repercusiones en el sector.

Desde los inicios el sector ha tenido que enfrentarse a muchas dificultades y siempre ha seguido adelante gracias al empuje de un movimiento que surgió desde la base y que llegó para quedarse. Ya nadie pone en duda las bondades de la alimentación ecológica. La fuerza del sector está en el convencimiento de que se está haciendo algo que es bueno para el conjunto de la sociedad. Por ello será muy difícil que nada ni nadie pueda frenar su empuje.

Más información: seae@agroecologia.net

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR