Día Mundial de la Alimentación 2020 – ¡Participa con SEAE!

Día Mundial de la Alimentación 2020 – ¡Participa con SEAE!

Para este viernes 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación 2020, la Sociedad Española de Agricultura Ecológica/Agroecología (SEAE) tiene previstas varias acciones (encuentros, charlas, campañas…), todas ellas online, y a las que os anima a participar.

Éstas son:

1. ‘Agroecología, opción de presente y futuro’

Encuentro online impulsado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID),  y en el que participa la presidenta de SEAE, Concepción Fabeiro, para debatir sobre la agroecología como modelo de agricultura sostenible, multidisciplinar y multiactor.

De 10 a 12 h.

Programa e inscripciones aquí.


2. “Importancia de la nutrición ecológica en tiempos de pandemia.  De la molécula al plato”

Charla online a cargo de la Dra. Mª Dolores Raigón, dirigida a profesionales de la salud y de la alimentación. Será el 16 octubre 2020 a las 18 h. a través de la Plataforma zoom.

El AFORO es LIMITADO y se reservarán plazas para aquellas personas que trabajen profesionalmente  en entidades académicas, científicas y sociales del ámbito de la salud y la alimentación.

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN

Si no has recibido un correo con los datos de acceso, escribe a comunicacion@agroecologia.net o llama al teléfono 682 659 349.


3. CAMPAÑA 16 DE OCTUBRE DE 2020: MANIFIESTO DE LA GARBANCITA ECOLÓGICA EN EL  DÍA INTERNACIONAL DE LA ALIMENTACIÓN AGROECOLÓGICA. ¡Compártelo!

Un fantasma recorre el mundo, la COVID-19

En siete meses de pandemia asistimos a un desplome de la economía mundial, el confinamiento de poblaciones enteras, más de 37 millones de personas contagiadas y más de 1 millón de muertes, en su mayoría ancian@s deficientemente atendid@s por la privatización y el recorte de recursos a la sanidad pública, a pesar de la entrega del personal sanitario.

La causa inmediata es el COVID-19, un virus formado por una capa de grasa y un núcleo de proteína cuyo mensaje genético, al carecer de vida propia, necesita ocupar una célula viva para inyectarle dicho mensaje que consiste en una multiplicación indefinida de sí mismo. El COVID-19 comparte con el capital la necesidad de succionar la energía vital, el trabajo y los cuidados, sin más finalidad que su propia reproducción ampliada.

La COVID-19 tiene mucho en común con la mercantilización y la industrialización de los Sistemas Alimentarios. Ambos inyectan su mensaje de “siempre más”. El virus, en la célula que parasita hasta matarla. La industrialización alimentaria, en la producción agroganadera arrastrándola a una competitividad suicida y, también, en nuestros propios deseos consumistas. No podremos cambiar la producción agrícola y ganadera sin modificar nuestros hábitos de consumo irresponsable.

La causa de las crisis inducidas por la pandemia es el COVID-19. Pero la causa del COVID-19 es la industrialización y globalización de la producción, la circulación y el consumo de alimentos, una vez degradados a la condición de mercancías.

La causa de la causa es causante del daño causado.

Acaparamiento de tierras

La conservación de las selvas tropicales está amenazada por un productivismo industrial desenfrenado que genera: deforestación, sequías, incendios, cambio climático, modificaciones en el uso del territorio, contaminación del suelo y pérdida de biodiversidad.

Las selvas producen su propia lluvia, pero la eliminación de árboles reduce las lluvias y solo se regenera una selva más pequeña que la destruida. La degradación del Bosque Tropical a Sabana implica suelos secos, pastizales y pocos árboles. Este fenómeno llamado “histéresis” consiste en que la evolución de un proceso está determinada, no sólo por su causa original sino también por su propio despliegue que, si no se interrumpe, se volverá irreversible. Cuanto peor, peor. En la Amazonía del Brasil, entre enero y julio de 2020, se deforestaron 3.000 kilómetros cuadrados. Solo en el mes de agosto de este mismo año se registraron 29.307 incendios.

El acaparamiento de tierras para la producción industrial de alimentos destruye millones de hectáreas y su biodiversidad basada en hábitats consolidados. El desplazamiento forzoso de múltiples especies de animales y organismos a otros ecosistemas, implica que virus y bacterias busquen un nuevo hospedador no preparado para recibirle y controlarle.

Zoonosis

La zoonosis es el salto de virus entre especies. El (des)Orden Alimentario Internacional basado en la competitividad de las mercancías alimentarias necesita altos rendimientos. Las grandes instalaciones ganaderas intensivas, su uniformidad genética y el abuso de antimicrobianos que hacen resistentes a los virus, favorecen la reproducción de éstos y voluminosos purines contaminantes que facilitan brotes epidémicos zoonóticos (algunos de ellos transmitidos a humanos por los alimentos) y persistencia de enfermedades zoonóticas desatendidas en los países pobres. La gran conectividad del mercado mundial asegura el contagio masivo si no se ponen remedios drásticos.

La COVID-19 demuestra que todos los seres humanos somos vulnerables y dependemos de ecosistemas frágiles sin los que no podemos sobrevivir como especie. El virus ataca a todos por igual, pero, los riesgos vitales de las capas sociales más desprotegidas por la violencia del mercado demuestran que no todos podemos defendernos por igual.

“Coalición Por Otra PAC”

Las Estrategias de Biodiversidad y Del Campo al plato de la Comisión Europea pretenden que la agricultura y ganadería europeas reduzcan un 50% el uso de plaguicidas, un 25% el uso de fertilizantes químicos y aumenten un 50% la producción ecológica. Sin embargo, hace falta reorientar la PAC en una dirección más ecológica, pero también más social. En España, 35 entidades de la sociedad civil impulsamos un cambio en el enfoque y la gobernanza de los 50.000 millones de euros, presupuesto de la PAC, gran parte de los cuales favorecen a grandes propietarios implicados en prácticas intensivas que impiden el desarrollo sostenible de las zonas rurales y perjudican la salud de las personas y de los agroecosistemas.

Defendemos la Agroecología

Como un proceso social que, desde la producción ecológica realmente existente y la certificación oficial como condición de partida, construye la convergencia de:

1) conocimientos y prácticas campesinas tradicionales.

2) ciencia y técnica agronómica encaminada al cambio social hacia la sostenibilidad.

3) dialogo y cooperación -en lugar de competitividad- entre los distintos eslabones de la cadena alimentaria (producción, distribución y consumo) en orden a construir Sistemas Alimentarios Agroecológicos.

4) un movimiento social para la promoción de la Seguridad, la Salud y la Soberanía Alimentarias, la reparación de la Huella Ecológica, el cierre de la Brecha Metabólica entre el campo y la ciudad y el ecofeminismo, en estrecha colaboración con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 suscritos por 193 países que, al igual que los principios agroecológicos, los DDHH y los derechos fundamentales de la Constitución Española (CE), tienen un carácter transversal, integrador e indivisible.

5) una Transición Ecológica Justa, Igualitaria y Sostenible con políticas públicas que prioricen a las personas y a la vida y no subordinen Derechos Humanos y recursos naturales al crecimiento económico y el poder del dinero.

6) la cooperación entre el poder constituyente de la sociedad civil y las instituciones democráticas comprometidas con los principios y valores del Estado social y democrático de derecho consagrados en la CE y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales suscrito por el estado español que protege, entre otros, el Derecho a la Alimentación, la Salud y la Protección Social contenidos en el art. 25 de la Declaración Universal de DDHH de 1948.

Nos sumamos a las demandas de la Vía Campesina

Soberanía Alimentaria, Solidaridad Internacionalista, Tierra, Agua y Territorios.

Somos lo que comemos. La producción agrícola campesina, si se cultiva en armonía con la naturaleza, es un acto para defender nuestra autonomía y nuestra soberanía alimentaria y también un acto de resistencia frente a la agresiva colonización corporativista que sufren nuestros Sistemas y nuestros Hábitos Alimentarios.

Producir alimentos ecológicos, apoyar los mercados de proximidad y tener una dieta responsable son actos de resistencia que favorecen un desarrollo local basado en la equidad, la justicia y la dignidad.

La Soberanía Alimentaria es el derecho de los pueblos a contar con alimentos saludables, producidos mediante métodos agroecológicos y generando estrategias para resistir y desmantelar el sistema alimentario corporativo actual avanzando hacia Sistemas Alimentarios Agrícolas, Pastoriles y Pesqueros determinados entre productores y consumidores.

La crisis generada por la pandemia COVID-19 confirma la relevancia de la Soberanía Alimentaria, la Agroecología y Sistemas Alimentarios locales y ecológicos en la lucha contra el hambre, la malnutrición y el calentamiento global, preservando la biodiversidad y respetando los derechos de trabajador@s y campesinado.

#LaViaCampesina #EsTiempoDeTransformar #SoberaníaAlimentariaYA #16Oct

Consejo Rector de La Garbancita Ecológica.


Más información sobre estas acciones en: comunicacion@agroecologia.net

Foto portada por Dana DeVolk en Unsplash