El laboreo sin usar el arado: beneficioso para el suelo y el clima

El laboreo sin usar el arado: beneficioso para el suelo y el clima

El laboreo mínimo puede reducir la erosión del suelo y contribuir a proteger el clima, según dos estudios suizos recientes. Este tema se abordará en las Jornadas estatales sobre Innovaciones Agroecológicas en cultivos extensivos y legumbres, que se organizan en Valladolid a inicios de octubre.

NP SEAE 22/08/17.- Cuando un agricultor ecológico deja de usar un arado en suelos arcillosos ocurren efectos sobre el suelo y el clima tales como el secuestro de 2,3 toneladas equivalentes de CO2 por ha más en un año que el cultivo usando arado. Ese es el resultado de ensayos del Instituto Suizo de Investigación de Agricultura Ecologica (FiBL), que vieron que, en el transcurso de 13 años, se formó aproximadamente un 8% más de humus en los suelos cultivados con un cultivador y un arado comparado con el cultivo del suelo solo con arado. Ello se debe a que las tierras arables se asemejan mas a una pradera natural. Un arado mezcla humus de unos 20 cm de profundidad en la capa superficial del suelo.

En un sistema de labranza mínima, sin embargo, se acumula más humus en los 10 cm superiores. Por debajo de ese umbral, el contenido de humus permanece estable o disminuye. Así, la distribución del humus en un sistema de labranza mínima está más cerca de comportarse como una pradera que como un campo. Esto puede prevenir la erosión del suelo y aumentar la presencia y variedad de microorganismos como bacterias y hongos.

Para los Gases de Efecto Invernadero, se demuestra que el tiempo es más importante que el tipo de cultivo del suelo. Ninguno de los cultivos examinados de la secuencia de pasto trébol – trigo de invierno mostró una diferencia en el óxido nitroso emitido de los dos sistemas. Las emisiones de metano se mantuvieron al mismo bajo nivel. Sin embargo, las condiciones climáticas tienen una gran influencia. La siembra de suelos húmedos ya sea realizada con un arado o con un cultivador, no sólo es mal aconsejada por razones de protección del suelo, sino también debido a las altas emisiones de óxido nitroso.

Las mencionadas Jornadas sectoriales, de ámbito estatal, están organizadas por la Consejería de Agricultura y Ganadería de Castilla y León con la asistencia técnica de la Sociedad Española de Agricultura Ecologica (SEAE), los días 4 y 5 de octubre en Valladolid, y pretenden reunir al subsector ecológico para debatir el estado actual, obstáculos y potencial futuro de los cultivos extensivos y las legumbres en producción ecológica y plantear actuaciones necesarias para enfrentar los retos que se plantean tanto en la producción como en la comercialización, tales como la adaptación al cambio climático, la escasez de semilla de calidad ecológica para las siembras o las plagas que proliferan en estos escenarios cambiantes, como los topillos. A este evento se podrán presentarse aportaciones en formato poster de resultados de experimentos, iniciativas proyectos e innovaciones que mejoren el rendimiento y eficacia en toda la cadena de producción de este subsector hasta el 20 de septiembre.