¿Cómo pueden valorarse los beneficios de la agricultura ecológica para la biodiversidad en las políticas europeas?

¿Cómo pueden valorarse los beneficios de la agricultura ecológica para la biodiversidad en las políticas europeas?

IFOAM Organics Europe ha publicado un nuevo informe que destaca la contribución de la agricultura ecológica a la protección de la biodiversidad de Europa (informe en inglés). Al establecer el objetívo del 25% de superficie ecológica en la UE para 2030, el Pacto Verde Europeo ha querido poner énfasis en los beneficios de la agricultura ecológica para la biodiversidad y el clima. Este informe  recomienda a los Estados miembros que utilicen plenamente los ecoesquemas y las medidas agroambientales en sus Planes Estratégicos de la PAC (PEPAC) para maximizar la contribución de los agricultores ecológicos a los objetivos de la Estrategia de la UE sobre biodiversidad y la nueva PAC.

Eric Gall, director de políticas de IFOAM Organics Europe, afirma: “Al apoyar la agricultura ecológica en sus Planes Estratégicos de la PAC, los Estados miembros tienen una poderosa herramienta para garantizar que su política agrícola nacional comience a abordar el colapso de nuestra biodiversidad, que es y ha sido, durante décadas, una realidad en el campo europeo. Se debe incentivar a los agricultores convencionales para que hagan la transición a la agricultura ecológica, y compensar adecuadamente a los agricultores ecológicos por los bienes públicos que generan, produciendo alimentos de calidad y protegiendo la naturaleza. Un mayor apoyo a la agricultura ecológica es una herramienta de política pública inteligente para garantizar que la próxima PAC contribuirá al Pacto Verde de la UE y a los objetivos de las estrategias De la granja a la mesa y Biodiversidad sobre la protección de la biodiversidad y la naturaleza, pero también la reducción de pesticidas, fertilizantes y antibióticos “.

Desde SEAE también reivindicamos ese papel del sector ecológico en la conservación de la biodiversidad natural y de refuerzo de la biodiversidad introducida en las fincas. Las prácticas ecológicas evitan impactos negativos sobre el ambiente y el clima y además protegen la biodiversidad del entorno, de los suelos y de los cultivos y razas ganaderas, aumentando la resiliencia de los agroecosistemas y garantizando la fertilidad de todos sus componentes en el presente y a futuro.

La contribución del sector ecológico a la conservación de la biodiversidad agraria y adventícia no solamente supone un beneficio para el ambiente y la sociedad en el momento actual, si no también para las generaciones futuras, al garantizar mayor capacidad de adaptación a las condiciones climáticas cambiantes, mayor protección frente a pandemias y prescindir del uso de productos fitosanitarios y/o herbicidas que tienen impacto directo sobre la reproducción de todas aquellas personas que se ven expuestas.