SEAE defiende ante la Presidencia del Consejo de la UE una Política Agraria Común (PAC) más justa y consecuente para el periodo post-2020

SEAE defiende ante la Presidencia del Consejo de la UE una Política Agraria Común (PAC) más justa y consecuente para el periodo post-2020

  • Aina Calafat, coordinadora de proyectos internacionales de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica/Agroecología (SEAE) participa en la Jornada Europea “The Future of Organic Farming & CAP post-2020” para insistir en “la necesidad de un cambio de orientación y de planteamiento que sea valiente y que acompañe al sector agrario en una transición hacia sistemas alimentarios agroecológicos” entre otras reclamaciones.

La Sociedad Española de Agricultura Ecológica/Agroecología (SEAE), como parte del Grupo de Trabajo de Agricultores de IFOAM EU (IFOAM Farmers Group), ha trasladado las reclamaciones del sector ecológico español sobre el futuro de la PAC durante la Jornada Europea “The Future of Organic Farming & CAP post-2020”. Este evento celebrado en Järvenpää (Finlandia, actual país que preside el Consejo de la UE) ha reunido a agricultores junto a las autoridades competentes finlandesas en un continuo esfuerzo por seguir trabajando en una postura común frente a la reforma de la PAC. Por su parte, SEAE ha transmitido a la Presidencia del Consejo de la UE las peticiones del sector ecológico europeo, de la Coalición #PorOtraPAC del estado español y de los socios de SEAE.

“La actual propuesta para la nueva PAC debe reforzar su apuesta por las medidas que apoyen a la transición hacia modelos agroalimentarios ecológicos, sostenibles, mejor adaptados a las nuevas e inciertas condiciones climáticas y que favorezcan la colaboración entre los diferentes actores locales, protegiendo a las personas y favoreciendo la equidad”, explica Calafat. De ahí, las reivindicaciones descritas a continuación.

Las reivindicaciones por una PAC más justa y equitativa para todas las personas

La actual propuesta para la reforma de la PAC “sigue sin cuestionarse que el 60-70% del presupuesto se dedique al pago básico, a pesar de que este pago no confiere valor añadido”, expone A. Calafat. Y continua: “El pago básico sin exigencias y en base a derechos históricos solamente ha servido para incrementar la brecha socioeconómica, y favorecer el desplazamiento de personas con menores recursos desde las zonas rurales hacia zonas urbanas y costeras. Esto ha beneficiado a las empresas de servicios que cada vez gestionan mayor superficie del territorio español y no fijan población rural porque no generan empleo estable”. A todo esto, añade “hay que sumar que la degradación ambiental de nuestros agroecosistemas ha aumentado sin que ello haya servido siquiera para mejorar las condiciones económicas y laborales del sector agrario ni de la población rural”.

Por ello, desde SEAE insistimos en “la necesidad de un cambio de orientación y de planteamiento que sea valiente y que acompañe al sector agrario en una transición hacia sistemas alimentarios agroecológicos (ecológicos, locales y justos) y que lleve a una mayor igualdad y equidad entre todas las personas, con independencia de la edad, sexo, procedencia, condición y situación económica. El dinero público debería destinarse a fomentar la generación de beneficios públicos, tanto ambientales como sociales, que faciliten la recuperación económica del medio rural sin comprometer la salud y la continuidad del medio ni de las personas, en lugar de favorecer el lucro de los grandes acaparadores de recursos”.

Durante esta Jornada Europea se trasladaron otras peticiones como, por ejemplo, que la Unión Europea debería asegurar que los Estados miembro dediquen un porcentaje mínimo del 70% del presupuesto total de la PAC a medidas para el clima, el medio ambiente, bienestar animal y para la equidad social. Asimismo, se apuesta por el desarrollo de indicadores fácilmente medibles para evaluar el avance en los objetivos planteados y su aplicación, para que éstos aseguren que las medidas aplicadas para avanzar en cada uno de los objetivos no estén provocando el retroceso o limiten el avance en otros objetivos. Este cambio de enfoque debería incluir también “un cambio en cuanto al cálculo de las primas, dejando la lógica de compensar por lucro cesante para hacerlo por beneficio público generado y costes ambientales internalizados”, puntualiza Calafat.

En cuanto al desarrollo de los Planes Estratégicos Estatales, la participación del sector en su diseño, redacción, ejecución y seguimiento, “debe ser real y estar garantizada, e incluir al sector agrario ecológico en todas las fases”. También, entre otros asuntos, se comentó que los Estados Miembro deberían elaborar un diagnóstico del sector agrario ecológico para evaluar su nivel de desarrollo, sus necesidades y las posibles limitaciones a su crecimiento, para poder integrar una estrategia para el desarrollo de la producción ecológica dentro del Plan Estratégico Estatal.

Del mismo modo, Calafat destaca que “el apoyo al sector ecológico podría desarrollarse a través de los dos pilares de la PAC, por ejemplo, financiando el mantenimiento en el primer pilar mediante un Ecoesquema (si la vinculación al derecho a pago básico no limita el acceso a pequeñas explotaciones o a determinados cultivos) y la conversión, el control y la promoción mediante medidas del segundo pilar para el ambiente y el clima”.

Por otra parte, los representantes de la administración finlandesa comentaron su convicción sobre el papel del sector ecológico en la consecución de los 9 objetivos planteados en la PAC. Terhi Legtonen, Secretaria de Estado del Ministerio de Medio Ambiente de Finlandia explicó que en este momento del proceso están trabajando en los objetivos de sostenibilidad económica de la actividad agraria, biodiversidad y economía circular, y la producción ecológica tiene una importante contribución en cada uno de ellos.