Espacios test agrarios: Una solución al relevo generacional agrario

Espacios test agrarios: Una solución al relevo generacional agrario

Los espacios test agrarios facilitan la incorporación de nuevos agentes al sector primario para mejorar el relevo generacional en un sector cada vez más envejecido. Este artículo, publicado en la Revista Ae edición 40, explica esta iniciativa llevada a cabo por el Grupo Operativo Red de Espacios Test Agrarios (RETA) como proyecto de innovación social para atender a las necesidades de relevo generacional en el sector agrario, desarrollar la Red de Espacios Test Agrarios en España, hasta ahora inexistente, y para comenzar a implementar espacios test en el territorio.


Autoría: B Lozano, G Palomo, F Pulido [1]


Hacia una agricultura sin agricultores

Según la encuesta sobre la Estructura de las Explotaciones Agrícolas del INE, los titulares de explotaciones agrarias mayores de 55 años representan el 65% del total y de menos de 40 años el 7%. La distribución desigual de las tierras asimismo contribuye a la falta de nuevas incorporaciones especialmente por parte de nuevos agentes agrarios (aquellos que no provienen de una familia ya dedicada al sector primario: new entrants en la jerga europea [2]). Las tierras de más de 500 ha abarcan el 17,62% de la superficie agraria útil mientras que sólo suponen en 0,44% de las explotaciones (INE, 2009).

A esto se le añade la generalización del modelo productivo industrial en perjuicio de la ganadería más extensiva o la agricultura a pequeña escala, que ha llevado a una homogeneización del paisaje, la fragmentación de hábitats naturales, la contaminación de recursos hídricos, la pérdida de biodiversidad y, de nuevo, a la despoblación del medio rural al reducirse la carga de trabajo por unidad de superficie. Asimismo el modelo de distribución de alimentos basado en la intermediación y las largas cadenas de comercialización junto al debilitamiento de las estructuras cooperativistas han provocado una desligación entre la producción y el consumo y la consiguiente falta de empoderamiento e implicación de los agricultores y ganaderos sobre la toma de decisiones en la venta de sus productos.

La alternativa agroecológica

En contraposición a este modelo surge un movimiento transformador de explotaciones agrarias que incorporan prácticas ambientalmente sostenibles y vías de comercialización alternativas.  La superficie ibérica de agricultura ecológica en el año 2018 fue de 2.459.593 ha. Con un incremento del 170% en los últimos 10 años para la parte española mientras que al otro lado de la frontera las tasas de crecimiento son las menores de Europa (MAPAMA, 2019). Se trata de un subsector especialmente atractivo para nuevos agentes agrarios no sólo por sus altas tasas de crecimiento (más del 10% interanual) sino también por aunar a la mayor rentabilidad una visión más acorde al nuevo paradigma de desarrollo sostenible. Sin embargo, para este perfil de futuros agricultores y ganaderos provenientes incluso de un contexto urbano no existe un periodo intermedio entre la formación y la incorporación  a la actividad agraria, en la que se pueda evaluar el modelo de negocio, se analice la rentabilidad y se doten las herramientas y recursos necesarios para comenzar la actividad agraria.

Los espacios test agrarios

En base a esta realidad, para paliar la problemática en torno al relevo generacional de las explotaciones agrarias y el acceso a la tierra de nuevos agentes agrarios, surge como herramienta de innovación social los espacios test agrarios que fomentan la incorporación progresiva al sector agrario y la transferencia de conocimiento.

Los espacios test agrarios son una iniciativa que tiene por objetivo facilitar el relevo generacional en las explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales, atrayendo y asentando a las personas jóvenes en los territorios rurales. Son espacios de experimentación de actividades agrarias en que la persona emprendedora puede probar su modelo de empresa en un entorno seguro, en el que puede simular como sería su actividad profesional en un futuro.

En un espacio test agrario se suman a un programa de facilitación, una gobernanza estructurada y consensuada con todos los agentes implicados (entidades del sector y administraciones), un soporte legal, que define el marco legal de actuación, un soporte físico con los recursos físicos necesarios para la actividad, y un soporte integral que incluye asesoramiento al servicio de la persona emprendedora o téster.

De esta forma la persona emprendedora tiene cubiertas sus responsabilidades laborales y fiscales; los recursos mínimos de inicio: las tierras, las infraestructuras y los equipamientos o incluso el ganado; y un acompañamiento desde un punto de vista técnico, empresarial y personal. Asimismo el espacio test garantiza la coordinación, administración y articulación de sus funciones, y entre las personas y entidades participantes, aunque no existe una única fórmula para estructurar el funcionamiento de un espacio test, ya que los territorios de implementación y los actores que participan en él pueden ser de muy diversa índole.

Un modelo de innovación importado

Los espacios test agrarios nacen en EEUU en el año 1998 y se adaptan al modelo europeo en Francia a partir del año 2006, aunque no es hasta 2012 cuando se consolidan con el nacimiento de RENETA (Réseau National des Espaces-Test Agricoles) que aglutina unos cuarenta espacios test agrarios activos y otros treinta en proceso de creación.

Actualmente no existen espacios test agrarios consolidados en la Península Ibérica si bien hay varias experiencias en estado incipiente. Tomando como base las escuelas de pastores se ha creado el Grupo Operativo Red de Espacios Test Agrarios (RETA) [3] como proyecto de innovación social para atender a las necesidades de relevo generacional en el sector agrario, desarrollar la Red de Espacios Test Agrarios en España, hasta ahora inexistente, y para comenzar a implementar espacios test en el territorio.  Este grupo ha elaborado una guía metodológica en la que se recogen los principales elementos a tener en cuenta para la implementación de los espacios test y va a constituir dos espacios test pilotos, situados en Cataluña y Extremadura, con vistas a acoger próximamente personas emprendedoras que estén interesadas en incorporarse a la actividad ganadera como segunda etapa tras pasar por la Escuela de Pastors de Asociación RURBANS y la Escuela de Pastores del Casar de Cáceres (COOPRADO) respectivamente. ■


[1] Universidad de Extremadura

[2] https://ec.europa.eu/eip/agriculture/en/focus-groups/new-entrants-farming-lessons-foster-innovation-and

[3] Financiado por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimientación y Medio Ambiente en las fases de constitución de grupos (convocatoria 2017) y proyectos innovadores (2018). espaciostestagrarios.org